www.silfo.es

 

La vacuidad, la ausencia... la soledad.
 

Apresados en la extraña sensación de que el exterior no existe, tecleamos frenéticos ideas y miedos a través de la fibra óptica, ansiosos por lograr una respuesta que nos abrigue el alma.

... presencias remotas...

Danzamos por la Red buscando complicidades anónimas, amistades de ignorado rostro que confirman la soledad general que padecemos.

 

horror vacui

 

En este tiempo en que la diversión aceptada nos impulsa a refugiarnos en locales atestados, sometidos a un estruendo que impide la conversación, la esgrima del ingenio, el arte de la seducción...

... olvidadas cortesías para el placer...

 

... condenados a ser pura imagen vagamos, huérfanos de metas, apenas identificados con apodos cambiantes y huecos, en pos de esa química sobrenatural que llamamos amistad.

 

El infierno existe y se llama soledad.

 

El nick

La noche

Otras soledades

Desencuentros